¿Por qué el segundo hijo es más tremendo que el primero?

En la mayoría de las familias, los hermanos mayores se quejan de haber recibido una educación más estricta y de ir abriéndole las puertas al resto. Pero, a pesar de eso también pueden jactarse de tener más anécdotas e incluso más fotografías en los álbumes de fotos.

Cuando tienes tu primer hijo y te esperas un tiempo a tener el segundo, no puedes negar lo agradable que es que todo esté en paz y armonía pero ¿qué pasa? Apenas llega el segundo hijo y toda esa armonía desaparece.

“Como yo, otros papás han pasado por la misma situación, su primer hijo termina siendo el más tranquilo y el segundo, todo un mini torbellino, claro, siempre habrá excepciones pero el que hubiese otros papás como yo no puedo negar que fue mi consuelo”.

¿Qué pasa con el segundo hijo? Los pedagogos explican que es inevitable criarlos de la misma forma que al primero, especialmente porque los padres tienen más seguridad y no están tan pendientes de cualquier mínimo detalle que los podría asustar, como con su primer hijo. Es por eso que, generalmente el segundo hijo es más “tremendo”, inquieto e incluso rebelde.

Como consecuencia, el segundo hijo marcará una personalidad más fuerte y competitiva, mientras que el primogénito será más responsable y protector con el resto.

Según un estudio desarrollado por la Universidad de Oslo “el hijo nacido en segundo lugar no comprende, por ejemplo, que su hermano tenga derecho a ver la televisión por la noche y él no, así que ahí surge ese desafío a las normas. Además, sabe que el mayor es un rival al que físicamente no puede ganar porque es más fuerte, así que el segundo aprende estrategias para sacarse las castañas del fuego”.

Ante tal situación, los expertos le recomiendan a los padres no comparar a sus hijos e intentar ser lo más equitativos con ambos, para evitar situaciones de celos familiares.

Dentro de todo cabe destacar que ni el primero, ni el segundo, ni el último, simplemente los hijos son maravillosos y se les debe amar y respetar tal y como son. Con el tiempo y las experiencias, irán moderando su comportamiento según lo consideren.

Con información de: Bauldeideas.com.mx

¡No olvides compartirnos tu opinión!

No hay comentarios